Paisajes industriales y de servicios

La industria cerámica de la Plana

Un Cluster valenciano

Uno de los más importantes sectores productivos en la economía valenciana es el de la cerámica, especialmente en cuanto a la fabricación de azulejos, pavimentos de gres y cerámicas artísticas. Es al mismo tiempo la producción cerámica más importante de España, y un elemento clave en la exportación, y por ende en nuestra balanza de pagos. Ello conlleva un importante número de trabajadores/as dedicadas a la fabricación de estos productos, y a la proliferación sobre el espacio de amplios complejos industriales en algunas de nuestras comarcas, configurando un determinado paisaje fabril.

 

Cerámica, desde el Neolítico

La producción cerámica en tierras valencianas procede ya desde el Neolítico, a partir de este momento hace unos siete mil años en nuestras tierras se ha seguido produciendo cerámica sin interrupción. Las diversas culturas que aquí han arraigado han tenido el trabajo sobre el barro como uno de los elementos característicos de su paisaje cultural. Un ejemplo son las magníficas producciones ibéricas de cerámica pintada de los estilos Liria (narrativo) y Elche-Archena (simbólico), la fabricación de ánforas en época romana para contener vino, la rica producción de época islámica, la cristiana, etc.

Históricamente serán las producciones de Paterna, de Manises y de l’Alcora-Onda las que han dado un extraordinario prestigio a las producciones de cerámica artística valenciana. Durante el período medieval, localidades como Manises, Paterna y Aldaia tenían una importante producción cerámica, que a partir del siglo XVI se concentra toda en Manises. La ciudad a través de sus productos cerámicos estará presente en numerosos lugares de los reinos europeos. En el siglo XVIII el conde de Aranda fundó una fábrica de cerámica en l’Alcora que representó unas nuevas técnicas y productos de lujo, loza, capaces de competir con las producciones de Francia y Alemania. En la zona algunas otras pequeñas industrias intentaron imitar la producción de l’Alcora, tales como Onda, Ribesalbes y el mismo Castellón. No obstante este inicio productivo no obtuvo el suficiente mercado.

 

Cerámica también para la construcción

Junto a la producción de mesa y artística también existía una producción cerámica dedicada a la construcción. Será a principios del siglo XIX cuando se conforman en Onda las primeras fábricas para la producción de azulejos, también en Ribesalbes y en Manises. Pero será a partir de la mitad del siglo XX, merced a los planes de construcción de viviendas, cuando el sector gana un crecimiento progresivo y perdurable hasta nuestros días, con sus fluctuaciones según épocas de bonanza o de crisis económica.

Otros lugares que en el siglo XX han asumido la producción cerámica, no sólo artística sino también, algunas de estas fábricas, a imitación de las de la Plana, de azulejos y pavimentos, han sido Quart de Poblet, Paterna, Ribarroja, Meliana y Tavernes Blanques con la fábrica de cerámica artística de Lladró.

Pero el gran impacto en el paisaje lo produce la actividad industrial cerámica de la Plana de Castellón. Como vemos en otro apartado de este libro es una zona rica en agricultura, especialmente agrios, no obstante al mismo tiempo tiene una importantísima actividad industrial. El foco cerámico inicial de Onda – Alcora, se ha extendido a otras localidades más costeras como Castellón, Almassora, Vila.real, Nules, etc. Ha conformando un paisaje industrial coexionado, con empresas principales de producción, empresas auxiliares, red viaria y de transporte… Todo lo cual le permite un posicionamiento competencial de primera magnitud a nivel mundial.

 

Distrito industrial o cluster

Desde hace treinta años el espacio de las comarcas de la Plana dedicado a la fabricación cerámica es, junto Italia, el enclave más importante a nivel mundial de esta producción. Este tipo de concentración viene definido por: una agrupación geográfica de pequeñas, y no tan pequeñas, empresas de una misma actividad en un espacio donde también se encuentran sus proveedores e instituciones de apoyo.

Sobre la Plana se han extendido multitud de fábricas que producen azulejos, pavimentos, baldosas cerámicas… La materia prima que necesita proviene de industrias extractivas, generalmente procedentes de las provincias de Castellón, Teruel y la Serranía en la provincia de Valencia.

La concentración de más de setecientas empresas ayuda a la competividad de las mismas, es el denominado efecto territorio, que permite compartir recursos, y no sólo beneficia a la industria cerámica sino que por su efecto se generan y articulan otras industrias y servicios que a su vez benefician a la industria y a la colectividad.

La producción necesita de la aplicación de criterios de sostenibilidad tanto desde la extracción de la materia prima, la reducción de las emisiones durante la fabricación, sostenibilidad de los procesos de producción, así como el reciclado de lodos y aguas residuales, es decir una verdadera gestión medioambiental para producir riqueza sin alterar negativamente el medio.

 

Josep Montesinos
Departament d’Història de l’Art
Universitat de València

Compartir:

Fotos

Vista aérea de los poligonos de la Plana (foto ESTEPA).Indústria cerámica, Onda (foto Pep Pelechà).Fábrica en la entrada de Onda (foto Pep Pelechà).Fábrica de cerámica, Onda (foto Pep Pelechà).Toll d’Ascla (foto Pep Pelechà).Onda (foto Pep Pelechà).

Mapas

Uno de los más importantes sectores productivos en la economía valenciana es el de la cerámica, especialmente en cuanto a la fabricación de azulejos, pavimentos de gres y cerámicas artísticas. Es al mismo tiempo la producción cerámica más importante de España, y un elemento clave en la exportación, y por ende en nuestra balanza de […]Uno de los más importantes sectores productivos en la economía valenciana es el de la cerámica, especialmente en cuanto a la fabricación de azulejos, pavimentos de gres y cerámicas artísticas. Es al mismo tiempo la producción cerámica más importante de España, y un elemento clave en la exportación, y por ende en nuestra balanza de […]

Citas

J. J. Rubert y A. M. Fuertes. La economía regional en el marco de la nueva economía, Universitat Jaume I (eds.) (2003)

“No hi ha dubte que el taulell és hui la branca d’activitat més dinàmica del panorama valencià, tal com es reflecteix en el volum d’inversions industrials que ha enregistrat entre el 1992 i el 2000… fins al punt que hui en dia el taulell és la industria autòctona valenciana amb més gran volum d’exportació, per damunt del calcer, que ho havia estat històricament”.

Josep Sorribes (2002). Un país de ciutats o les ciutats d’un país, Universitat de València.

“Som al districte industrial de Castelló, al regne del taulell, vertader monocultiu industrial omnipresent, nascut a Onda i l’Alcora, però que ha conquerit bona part de la comarca, territori taronjaire per excel·lència. Primer tòpic trencat, i més feina per als historiadors de la industrialització valenciana. Un paisatge que podem trobar també, amb lleugeres variacions en dos dels carrers majors del districte: Onda-Vila-real (la Panderola no fou cap capritx) o Alcora-Castelló”.

M. J. Masaner (2003). La gestión medioambiental en las empresas cerámicas de Castellón, Universitat Jaume I.

“Otra denominación que se utiliza para referirse al mencionado sector es la de ‘Cluster Azulejero de Castellón’, entendiéndose por cluster un grupo de empresas que compiten en un mismo negocio y se hallan ubicadas en un ámbito geográfico determinado, no necesariamente extenso, en el cual se dan también una serie de actividades relacionadas (industriales y/o de servicios)”.

Jaume Coll (2009). Historia de la cerámica valenciana. Apuntes para una síntesis, Asociación Valenciana de la Cerámica.

“Los más antiguos testimonios del uso de la cerámica en las tierras de la Comunidad Valenciana se remontan a unos siete mil años de antigüedad, coincidiendo con la expansión de la cultura Neolítica que al parecer llega a la Península con unas pautas económicas y culturales bien consolidadas ”.

Bibliografía

AA. VV. (1987).

Historia de la cerámica valenciana, Valencia, Vicent García Eds.

ALBERTOS, J. M. y SALOM, J. (2006).

“Redes institucionales y servicios a las empresas en el cluster cerámico de Castellón”, Scripta Nova: Revista electrónica de geografía y ciencias sociales, nº 10, pp. 205-228.

BUDÍ, V. (2008).

“El distrito de la cerámica de Castellón”, Mediterráneo económico, Los distritos industriales, pp. 383-407.

CAMISÓN, C. y MOLINA, F. J. (1998).

El sistema productiu local de la cerámica de Castellón: una anàlisi de l’entorn industrial, Universitat Jaume I.

COLL, J. (2009).

Historia de la cerámica valenciana. Apuntes para una síntesis, Asociación Valenciana de la Cerámica.

DÍAZ, E. y LARA, J. (1983).

Cerámica histórica de las comarcas castellonenses, Generalitat Valenciana.

GIL, S. y LLORCA, R. (2004).

“El sector de las baldosas de cerámica en Espapa: distrito industrial y competividad”, Economía Industria, La renovación de la industria tradicional española, 229-238.

GÓMEZ LÓPEZ, J. D. (1999).

Las baldosas cerámicas de Castellón: el impacto de la globalización en una industria tradicional, Universidad de Alicante.

MEMBRADO, J. C. (2000).

La industria cerámica de la Plana de Castelló, Diputació de Castelló.