Paisajes habitados

Valencia: Ciudad de las Artes y las Ciencias

Ciencia, naturaleza, arte y vanguardia

En la recta final del siglo pasado un nuevo paisaje comenzó a brotar sobre el entorno del antiguo cauce del río Túria. El espacio por donde discurría el río entre el barrio de Monteolivet y l’Assut de l’Or se alza el complejo, sobre 35 hectáreas, englobando una monumental y futurista arquitectura junto a un contenido donde se unen naturaleza, cultura y diversión. La llamada Ciudad de las Artes y las Ciencias se ha convertido en una muestra de la potencia económica, innovadora, científica y cultural de la ciudad. Hoy en día esa imagen es uno de los iconos más representativos de la urbe valenciana.

 

Un novísimo espacio urbano

Valencia a lo largo de su historia tiene una estrecha relación con su río, el Túria también llamado por los árabes Guadalaviar. Los mismos orígenes de la ciudad se identifican con un espacio rodeado de agua (corrientes fluviales, marjales, próxima Albufera), es una ciudad sobre las aguas. Líquido que posibilitó la creación de un antiguo sistema de regadío que daba vida a la Huerta y que rodeó históricamente la ciudad. Pero al mismo tiempo las sucesivas inundaciones afectaban negativamente a la urbe. Fue a raíz de la última de ellas en el año 1957 cuando se decidió desviar el cauce del Túria hacia el sur de la ciudad.

Efectivamente, el llamado Plan Sur llevó la desembocadura y el trayecto del río unos kilómetros al mediodía de la ciudad. Con ello quedó libre el espacio ocupado por el sinuoso cauce desde la localidad de Mislata hasta el puerto. Hubo intentos de urbanizar en parte dicho espacio, así como instalar en él vías de comunicación. Pero las reivindicaciones y luchas vecinales lograron paralizar dichos despropósitos consiguiendo que ese espacio se convirtiera en un parque para disfrute de los valencianos y de los visitantes. La línea de ese viejo cauce parte la ciudad en dos. En la cabecera, junto a Mislata, se ha construido un Bioparc, con la creación de espacios y entornos para diversas variedades de animales, así como un jardín denominado de Cabecera. Los espacios vegetales continúan desarrollándose a lo largo de todo el cauce, donde también hay lugares para la realización de variadas actividades deportivas, puntos de agua, elementos lúdicos… todo ello hacen del antiguo cauce del Túria un vasto espacio en forma de parque lineal de 11 kilómetros, y unas 110 hectáreas de superficie, donde se citan la naturaleza, el agua, los deporte, la cultura… El Jardín del Túria, está cruzado por numerosos puentes de diversas épocas, desde los medievales construidos con sillares de piedra sobre arcos góticos, hasta los más modernos de espectacular arquitectura. Una de las últimas realizaciones en ese antiguo espacio fluvial ha sido la Ciudad de las Artes y las Ciencias de la que estamos hablando.

Se sitúa todo el complejo de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, a lo largo de un eje de casi dos kilómetros, y 35 hectáreas. Engloba en su seno una magnífica arquitectura obra de conjunto del valenciano Santiago Calatrava con la colaboración de Félix Candela en algún espacio. Es un lugar para la divulgación, para la investigación científica y artística, un paisaje monumental para el disfrute de los ciudadanos y de los visitantes. Se sitúa al Este de la ciudad de Valencia como un puente que la une con la fachada marítima.

Los elementos arquitectónicos principales son:

Palau de les Arts Reina Sofía. Es el gran espacio valenciano de las artes escénicas, fundamentalmente ópera.

Hemisfèric. Edificio en forma de ojo, para proyecciones cinematográficas a través de las últimas tecnologías de la imagen y el sonido.

Museu de les Ciències Príncep Felip. Con su edificio alargado en una estructura quasi esquelética, que alberga un espacio interactivo donde el visitante vive la ciencia.

Umbracle. Microespecio vegetal, mirador, con una cubierta futurista y que alberga especies características del territorio valenciano.

Oceanogràfic. Acuario que muestra la vida de los mares y océanos de la Tierra. Dotado de numerosos espacios que responde a diversos habitats, con una magnífica arquitectura

Àgora. Plaza cubierta para la realización de diversos eventos.

Cada uno de ellos con una función diferente, separado e integrado en el conjunto a través de un entorno propio, compitiendo entre todos ellos a cuál se alza con más extraordinaria y bella arquitectura. El primer elemento construido e inaugurado fue l’Hemisfèric, en el año 1998, el último de ellos l’Àgora.

Analicemos cada uno de estos espacios, cada una de estas arquitecturas.

El Palau de les Arts, está rodeado por un espacio verde de 87.000 metros cuadrados y láminas de agua de 10.000 metros cuadrados. Dispone de cuatro salas: Sala Principal o recinto de ópera con 1400 localidades, Aula Magistral con capacidad para 400 personas, Auditorio con 1400 espectadores y el teatro Martín y Soler en espacio adyacente para 400 personas. El edificio tiene 37.000 metros cuadrados y una altura de 70 metros. Su arquitectura tiene una forma global lenticular, con una sobrecubierta o pluma, con dos puntos de apoyo, uno en un extremo y otro intermedio en la parte elevada que no se aprecia desde la visión del espectador, quedando la mitad de esta pluma metálica en el aire. Todo de hormigón blanco, y trencadís en parte de la superficie. La visión de este edificio, por su compleja arquitectura, sus sorpresas constructivas, no dejan indiferente al espectador que lo rodea buscando sus numerosas perspectivas a cual de todas más bella.

L’Hemisfèric, alberga sistemas de proyección de acuerdo con las más recientes tecnologías, tiene una pantalla cóncava de 900 metros cuadrados. En l’Hemisfèric se programan películas en gran formato, proyecciones digitales, visiones astronómicas, y espectáculos visuales. La forma oblonga del edificio, cual ojo, alberga una gran esfera que es la pantalla de proyecciones.

Museu de les Ciències, es el edificio que posibilita la interacción del visitantes con la tecnología y la ciencia. En él nos ponemos en situación de experimentar, de tocar, de accionar, de interactuar con la tecnología, con la ciencia, con el medio ambiente. Además en él se plantean diversas exposicones temporales, congresos científicos, reuniones técnicas; todo sobre ciencia, tecnología, medioambiente. Su edificio también destaca por su espectacular arquitectura. Veamos las palabras del mismo artífice Santiago Calatrava sobre esta construcción: “A la manera de los grandes pabellones de las exposiciones universales, se genera un edificio longitudinal a partir del desarrollo modular de su sección transversal… Los testeros asumen su carácter de remate final del edificio de modo simétrico, con una imagen tensional de sujeción de los distintos módulos, repetidos a la manera de contrafuertes laterales.

Así, el edificio se configura como una gran cubierta soportada por una fachada vidriada y transparente al Norte y por una fachada Sur, convenientemente opaca, ambas adaptadas a las particulares condiciones de soleamiento derivadas de la orientación de Valencia.”

Umbracle, con una superficie de 17.500 metros cuadrados, este espacio se alza en una posición elevada lo que le permite visualizar el resto de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Alberga especies vegetales características de la Comunidad Valenciana y de otros países. El visitante además de admirar las vistas sobre la Ciudad, pasea entre vegetación y esculturas contemporáneas. Un espacio con su propio microclima, cubierto por Calatrava con novedosas y atrevidas formas. Bajo este paseo se sitúa el aparcamiento de la Ciudad.

L’Oceanogràfic,es el mayor acuario de Europa reproduciendo los ambientes marinos de los diversos mares y océanos, como el Mediterráneo, los humedales, los mares templados y tropicales, Océano Antártico y el Ártico, Islas y Mar Rojo. Dispone de un delfinario, restaurante submarino. Un conjunto con una arquitectura que abraza los diferentes espacios y se cubre con el diseño de Félix Candela.

Son casi cincuenta mil los animales mostrados en el acuario, entre ellos: delfines, belugas, morsas, leones marinos, focas, pingüinos, tortugas, tiburones, rayas, peces sierra, medusas, estrellas, erizos, crustáceos, además de las aves típicas de zonas húmedas, como las que viven en la Albufera de Valencia y en los manglares tropicales… Los visitantes pueden observar directamente la vida y acciones de los animales en estos ecosistemas e introducirse en las profundidades marinas mediante túneles acristaladas que permiten sentirse dentro de los fondos marinos

L’Àgora, es el último de los edificios alzados. Se trata de una espacio cubierto a modo de plaza multifuncional de 104×60 metros, que albergara eventos de diversa índole. Tiene 5.000 metros cuadrados y una altura máxima de 85 m. Su cubierta metálica abovedada conformada por 49 pórticos arriostrados longitudinalmente mediante parejas de arcos laterales y centrales. Tiene el trencadías que ya aparecía en el Palau de les Arts y en el Umbracle. En la parte superior se sitúa una estructura móvil que permitirá la entrada de la luz natural por su cubierta de vidrio.

Las diversas arquitecturas están rodeadas, separadas, unidas por estanques de agua. En el conjunto, asimismo, destacan dos puentes que atraviesan transversalmente la Ciudad y unen los dos márgenes del antiguo cauce del río Túria. El primero de ellos entre el Palau de les Arts y l’Hemisfèric, y el segundo o de l’Assut de l’Or obra también de Santiago Calatrava, y situado entre el Museu de les Ciències y el Àgora, , el cual tiene un pilono de 125 metros que es el punto más elevado de la ciudad de Valencia.

 

Imagen de presente y futuro de la ciudad de Valencia

El espacio, la arquitectura, la luz, el agua que rodea e integra los diferentes elementos, la gente… El complejo es un hervidero de actividad. Desde las representaciones en el Palau de les Arts; las películas en l’Hemisfèric; las actividades de interaccción ciencia-visitantes, las aulas experimentales, los congresos, jornadas y demás reuniones o exposiciones científicas en el Museo Príncipe Felipe; la muestra de fauna, entorno marino y espectáculo con animales marinos de l’Oceanogràfic,. Pero también sus espacios acogen otras muestras como las de últimas tendencias artísticas plásticas, musicales y de otros géneros, eventos deportivos y demás, todo ello junto a los numerosos paseantes por sus espacios futuristas.

Es obra fundamental del valenciano Calatrava, la muestra o reunión de sus teorías arquitectónicas y pasajísticas, integrando la arquitectura no sólo en su entorno urbano, sino con el medio global, la luz, el clima, entendiendo la arquitectura como una obra viva: “Entiendo a la arquitectura como summa artis, ya que a diferencia de otras expresiones artísticas, muta con las horas del día y con las estaciones del año, y varía también con nuestro movimiento dentro y fuera de ella” (entrevista en La Nación de Buenos Aires, 2000).

La vida que hay alrededor de la Ciudad, la misma imagen de su arquitectura está sirviendo al mismo tiempo de fondo, de marco extraordinario para la presentación de nuevos productos; la publicidad utiliza en numerosas ocasiones la Ciudad de las Artes y las Ciencias como paisaje donde insertar sus frutos. Ello hace que su imagen esté continuamente presente en todos los medios de comunicación: prensa escrita, revistas, televisión, cine, cds. Dvds, internet…

El conjunto se ha convertido en uno de los complejos más importantes del mundo en cuando la unión de la ciencia y el arte. Es un icono, una referencia de presente y futuro de la ciudad de Valencia. Ha cambiado la línea del horizonte de la urbe, una arquitectura que apunta hacia el cielo, enmarcada por la luz solar, por el blanco de los edificios, por el reflejo sobre sus superficies acuáticas.

 

Josep Montesinos
Departament d’Història de l’Art
Universitat de València

Compartir:

Fotos

Vista del complejo desde un restaurante de la ciudad (foto Miguel Lorenzo).Vista aérea de la Ciudad de las Artes y las Ciencias (foto ESTEPA).Vista aérea de la Ciudad de las Artes y las Ciencias (foto ESTEPA).L’Oceanogràfic (foto Miguel Lorenzo).Museo de las Ciencias (foto Miguel Lorenzo).El Palau de les Arts y l’Hemisfèric (foto Miguel Lorenzo).El Palau de les Arts y l’Hemisfèric (foto Miguel Lorenzo).

Mapas

En la recta final del siglo pasado un nuevo paisaje comenzó a brotar sobre el entorno del antiguo cauce del río Túria. El espacio por donde discurría el río entre el barrio de Monteolivet y l’Assut de l’Or se alza el complejo, sobre 35 hectáreas, englobando una monumental y futurista arquitectura junto a un contenido […]En la recta final del siglo pasado un nuevo paisaje comenzó a brotar sobre el entorno del antiguo cauce del río Túria. El espacio por donde discurría el río entre el barrio de Monteolivet y l’Assut de l’Or se alza el complejo, sobre 35 hectáreas, englobando una monumental y futurista arquitectura junto a un contenido […]

Citas

“Qué hacemos este fin de semana. 52 propuesas de ocio familiar en Valencia" (2004).

Viajar a las profundidades del mar y conocer especies marinas de todos los océanos del mundo, participar en asombrosos experimentos científicos o tocar con los dedos las estrellas y planetas del universo, son aventuras que podréis vivir en la Ciudad de las Artes y las Ciencias…

Claudia Alsina (2009). Geometría para turistas. Una guía para disfrutar de 125 maravillas mundiales y descubrir muchas más, Ed. Planeta.

Ingeniero, arquitecto y escultor, Santiago Calatrava nacido en Benimamet en Valencia, es sin duda uno de los creadores españoles con más proyección internacional. En su obra domina la geometría de las formas con singulares proyectos que abarcan desde grandes edificios… puentes bellísimos… y una larga lista de complejas construcciones de todo tipo (museos, estaciones, aeropuertos, instalaciones olímpicas, bodegas…) en todo el mundo… En las obras de Calatrava la influencia de Gaudí y de Félix Candela son claras: la estructura y su geometría son visibles y determinan la obra en sí... Pero la obra culminante de Calatrava será sin duda la popular Ciudad de las Artes y las Ciencias en Valencia…

Miguel A. Pérez (2006). Una historia de las matemáticas: retos y conquistas a través de sus personajes, Visión Libros.

El paraboloide hiperbólico tiene la particularidad de pertenecer al grupo de superficies alabeadas que se pueden construir con sólo líneas rectas (superficies regladas). Esto hace que en arquitectura sea una superficie bastante asequible al trabajo de construcción. Dado que además es una de las estructuras más apropiadas para resistir esfuerzos de presión y tensión se considera ideal para obtener techos con gran resistencia de carga. Así, aparece en la cubierta de algunas famosas construcciones como la Colonia Güell del arquitecto catalán Antoni Gaudí o en l’Oceanogràfic de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia.

Bibliografía

AGUILÓ, M. (2005).

La enjundia de la AA. VV. (2002): La Ciutat de les Arts i les Ciències, València, Edita Ciudad de las Artes y las Ciencias S.A.

CALATRAVA, S. (1999).

“Ciudad de las Artes y las Ciencias, Valencia,” RdM. Revista de Museología, pp.106-114.

CALATRAVA, S. (2000).

“El Palacio de las Artes: campus de las artes escénicas”, Informes de construcción, nº 469-470, número dedicado a la Comunidad Valenciana, pp. 17-26.

CALATRAVA, S. (2000).

“Museo de las Ciencias: centro y foro internacional de las ciencias”, Informes de construcción, nº 469-470, número dedicado a la Comunidad Valenciana, pp. 7-16.

CALATRAVA, S. (2000).

“L’Hemisfèric: una ventana al mundo”, Informes de construcción, nº 469-470, número dedicado a la Comunidad Valenciana, pp. 27-34.

FERNÁNDEZ, C. y CANDELA, F. (2000).

“Parque Oceanográfico Universal, Valencia” Informes de construcción, nº. 469-470, número dedicado a la Comunidad Valenciana, pp. 35-52.

RAUSELL, P. (2006).

“La Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia y el turismo cultural” en FONT, J. (coord), Casos de turismo cultural: de la planificación estratégica a la gestión de producto. pp. 361-390.

Web Oficial

Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. http://www.cac.es